sábado, 30 de diciembre de 2006

Sonam Norbu: la UE podría jugar un papel más constructivo que la ONU en el Tíbet


Javier Delgado Rivera - Dharamsala (India) - 4.12.2006
Entrevista


Sonam Norbu: la UE podría jugar un papel más constructivo que la ONU en el Tíbet
El nuevo tren entre Pekín y Lhasa, la capital tibetana, abre la puerta a la modernidad y a nuevos conflictos entre gobierno chino y tibetanos.
Lhasa, la capital del Tibet (Foto, Kent Wang/Flickr) El Tíbet ha vuelto a las páginas y pantallas de los medios desde que en Junio, Lhasa, la capital tibetana estrenara conexión directa con Pekín por vía férrea. Sonam Norbu, Secretario de Relaciones Internacionales del gobierno tibetano en el exilio nos atiende en Dharamsala, la ciudad india en la que está establecido el Dalai Lama y su gobierno desde 1959. Tras la apertura del ferrocarril Lasha-Pekín, su gobierno expresó que "Lo importante para el pueblo tibetano no era el tren en sí, sino cómo se usaría".
¿Qué deben temer los tibetanos?
Las infraestructuras que China desarrolla en el Tíbet no son peligrosas por sí mismas; hay que ver cómo se usan. Tememos que se usen para transferir más soldados chinos y más armas chinas al Tibet. Si esto sucede, los tibetanos pronto se convertirán en una minoría en su propio país. Por supuesto que el nuevo tren aportará riqueza adicional al Tíbet, pero irá directa al bolsillo de los chinos, pues gozan de mejor preparación, ocupan los puestos administrativos y son propietarios de las empresas.A su gobierno le preocupa el expolio Chino de los recursos naturales del Tibet.
¿Conoce alguna compañía europea operando en esta actividad en el Tíbet?
Ahora mismo no disponemos de información precisa sobre compañías europeas instaladas en el Tibet. Nos preocupamos por el medioambiente tibetano porque este país posee un equilibrio natural muy frágil. En 1998, hubo una serie de inundaciones devastadoras en China. Fue entonces cuando Pekín cayó en la cuenta de que se debieron a las deforestaciones masivas en las áreas adyacentes a los ríos tibetanos. La UE y demás países europeos apoyan la política de “Una sola China”, pero al mismo tiempo apoyan al gobierno tibetano en el exilio.
¿Son estas posturas compatibles?
Son muy compatibles. El Tíbet no persigue la independencia, sino mejoras en su autonomía: queremos preservar nuestra libertad, nuestra lengua, nuestra cultura, nuestro entorno natural y nuestra manera de vivir dentro del marco de la constitución de China. Desde que no queremos recuperar nuestra soberanía, no hay contradicciones entre ambas posturas. En 2002, la ONU apoyó la Cumbre del Milenio por la Paz, en la que participaron más de 100 líderes religiosos mundiales, pero no Su Santidad el Dalai Lama.
¿Cree que la ONU aún tiene un papel que jugar en la cuestión del Tíbet?
No fue la ONU la que vetó la presencia de Su Santidad en el evento, sino China con su derecho de veto. Es sólo un ejemplo de las iniciativas de la ONU bloqueadas por China. Naciones Unidas trató de publicar un libro sobre paz y no-violencia que incluía un artículo del Dalai Lama, pero China protestó enérgicamente y el libro aún no se ha publicado.Entonces, teniendo la UE un procedimiento más democrático de toma de decisiones.
¿Cree que podría jugar un papel más relevante en la cuestión tibetana?
La UE puede jugar un rol mucho más constructivo que la ONU. Desde que China se convirtió en miembro de la ONU, no hay resolución sobre Derechos Humanos en el Tíbet que haya prosperado. China también forma parte de la comisión de Derechos Humanos de la ONU, lo que me parece bastante irónico. Al Panchen Lama, la segunda figura más importante en el budismo tibetano, lo elige el Dalai Lama. Sin embargo, China acaba de elegir a su sucesor, robándole al Dalai Lama la elección.
¿Piensan hablar de esto con Pekín?
No. Unos días después de que Su Santidad reconociera a la reencarnación del anterior Panchen Lama, éste desapareció convirtiéndose en el prisionero político más joven del mundo. (Las reencarnaciones son siempre niños menores. NDER) Cuando la UE u otro gobierno le pregunta a Pekín sobre este tema, le contestan que es feliz y que no desea que le molesten. En lugar del verdadero Pachen Lama, los Chinos han elegido a otro, obligando a los tibetanos a venerarlo.Su Santidad el Dalai Lama es el rostro y el símbolo de la batalla del Tíbet. Es respetado por gobiernos y líderes religiosos de toda ideología y fe en el mundo.
¿Qué pasará cuando desaparezca?
Cuando llegó a India, el gobierno tibetano era arcaico y primitivo, muy dependiente de los sucesivos Dalai Lamas. Durante los últimos 45 años, ha trabajado muy duro para que el gobierno sea la institución moderna, responsable y democrática que es hoy. Puede decirse que desde 1959, el Dalai Lama ha preparado a los tibetanos a vivir sin él otorgándole más autonomía a los cuerpos políticos tibetanos.

Javier Delgado Rivera.