jueves, 1 de febrero de 2007

Varios tibetanos tiroteados en la frontera con India también fueron torturados, según un testigo

BEIJING, 31 (EUROPA PRESS)
El destino de los tibetanos tiroteados que intentaron cruzar la frontera de China para huir a la India, y cuyas imágenes fueron captadas por una televisión rumana y difundidas en todo el mundo, ha podido conocerse esta semana tras las denuncias de uno de los detenidos, un adolescente que ha señalado que el grupo fue apresado y torturado con porras eléctricas durante tres días antes de ser enviado de vuelta a sus hogares.Las declaraciones de Jamyang Samten, de 15 años, son hasta el momento la única información que se ha conseguido sobre la suerte del grupo de detenidos, muchos de ellos peregrinos que viajaban a la India para conocer en persona al Dalai Lama, su líder espiritual.De acuerdo con el joven, el grupo se componía de 75 personas, 42 lograron escapar y otros 32 (todos ellos, según Jamyang Samten, menores de 20 años) fueron apresados.El testigo, cuyas afirmaciones son imposibles de comprobar, manifestó que el grupo se encontraba cruzando la frontera cuando se escucharon los disparos de la policía y el guía al que habían pagado les recomendó que se escondieran mientras salía a investigar.El guía nunca volvió y, tras permanecer tres días escondidos en las montañas y sin comida, el grupo se decidió a salir y hacer un nuevo intento, momento en el que se produjeron nuevamente disparos. Al ser detenidos y trasladados al campo donde serían torturados, descubrieron el cuerpo de una monja y un hombre malherido.La policía interrogó y golpeó a los detenidos, salvo a los niños menores de 15 años (siete en total; y uno de ellos de sólo cuatro años), con porras eléctricas y guantes de malla; posteriormente, fueron obligados a realizar trabajos forzados.Tras ser liberado, el joven, que ahora se encuentra en la India, volvió a hacer un nuevo intento hace apenas una semana, esta vez con éxito.India, y en concreto la ciudad norteña de Dharmsala, lugar de residencia del Dalai Lama desde su huida de Tíbet en 1959, se ha convertido en el principal centro de concentración de los exiliados tibetanos.Tíbet fue ocupado en 1950 (un año después de la creación de la República Popular de China) por los comunistas, que defienden que liberaron al pueblo tibetano del feudalismo y que Tíbet forma parte de China desde hace siglos.El antiguo "Gran Tíbet" se encuentra dividido en varias regiones y provincias, que sumadas ocupan un tamaño muy superior a la actual región autónoma china de Tíbet, la cual, a su vez, se ha visto sometida a una "repoblación" con habitantes de etnia Han (la etnia mayoritaria china) que ocupan los puestos de poder en la región.