domingo, 25 de marzo de 2007

CIENTOS DE TIBETANOS SE REUNEN EN UNA RARA PROTESTA EN LHASA


Radio Asia Libre

21 de marzo de 2007

KATMANDÚ – La policía china detuvo al menos a una persona cuando varios cientos de tibetanos en Lhasa tomaron parte en una quema de incienso prohibida allí, en una rara y abierta exhibición de oposición al dominio chino.

"Cerca de 500 tibetanos planearon participar en una gran quema ritual de incienso en el puente Kuru en Lhasa en respuesta a las ofrendas rituales para la larga vida de Su Santidad el Dalai Lama" dijo una fuente al servicio tibetano de Radio Asia Libre.

"Cada miércoles, nosotros vamos para Sangsol (un ritual para invocar las deidades protectoras). Esta mañana, miércoles 14 de marzo, fue muy diferente. Había largas filas y enormes multitudes por todos lados en los lugares de culto" dijo ella.

"Normalmente a los tibetanos no se les permite reunirse en grandes congregaciones para orar o quemar incienso. Pero un gran número de tibetanos convergieron en Lhasa y participaron" ese día, dijo la fuente.

"El 14 de marzo, un gran ritual de ofrendas fue llevado a cabo en Dharamsala, India, para la larga vida de su Santidad el Dalai Lama y el gobierno en el exilio apeló a todos los tibetanos, jóvenes y viejos, a estar involucrados en acciones meritorias ese día".

Una mujer detenida

"Los oficiales de seguridad chinos intervinieron y bloquearon la participación de los tibetanos. De hecho una mujer tibetana de Kham Jornda (en chino, Jiangda) en la prefectura de Chamdo fue detenida. Ella tenía alrededor de 42 años. Otra mujer mayor, en sus 60, fue asaltada" dijo otra fuente. No hubo más información disponible de cada una de las mujeres.

El Puente Kuru conduce a Bumpa Ri (Vase Hill) en el cuadrante sureste de Lhasa. Bumpa Ri es uno de los picos más altos en el área, adonde la gente sube para prender incienso y orar.

Los miércoles son considerados como días auspiciosos para el Dalai Lama y los budistas tibetanos dentro de Tíbet y en el exilio rutinariamente los miércoles hacen ofrendas y queman incienso. En ese miércoles 14 de marzo en particular, muchos más tibetanos de lo usual subieron al Bumpa Ri temprano en la mañana y el humo podía ser visto desde mucho antes de Lhasa, las autoridades detuvieron el culto en la tarde, dijo un testigo.

"En el monasterio de Tengyeling en el centro de Lhasa, había mucha gente y había riesgo de estampida. Nosotros apenas podíamos ver las estatuas. Adonde quiera que yo fuera, había cientos de tibetanos que estaban haciendo ofrendas a las daikinis (divinidades femeninas protectoras del culto para los budistas tibetanos). La gente estaba ofreciendo lámparas de oración y encendiendo incienso", dijo un testigo.

"Un paquete de incienso cuesta usualmente un yuan (cerca de 0.25 dólares) pero hoy ellos estaban cobrando tres yuan. Fue asombroso que hubiera tanta gente en el Jokhang", la catedral central en Lhasa.

Cientos de policías

"Los tibetanos usualmente ofrecen incienso y queman sustancias rituales enfrente de Jokhang, frente al santuario de Palden Lhamo, y luego en Nangtse Shar en el centro de Lhasa".

Los comercios tibetanos del área fueron cerrados, dijo otra fuente.

"Los únicos comercios abiertos fueron aquellos de los comerciantes chinos musulmanes (Hui). El resto fueron cerrados. Yo escuché que los empleados del gobierno y los niños de las escuelas fueron excluidos de esas oraciones y del ritual de la quema de incienso. A nosotros, el público en general en la comunidad no se nos dijo nada. De hecho yo fui muy temprano en la mañana" dijo otro testigo.

Más tarde en el día, dijo otro "muchos cientos de policías fueron desplegados en diferentes partes de la ciudad de Lhasa. Fue muy difícil desplazarse libremente con la gran presencia de oficiales de seguridad chinos".

Muchas llamadas a los cuarteles de policía de Lhasa durante las horas de oficina no fueron respondidas.-